Que te vaya bien mi querido Hijo

Hijo aunque no te abrace todos los días, estás en mis oraciones y en mi corazón

Hijo mío sé que no siempre estaré a tu lado y que no
podre aconsejarte y cuidarte siempre como desearía,
pero siempre te tengo presente y sé que mi Señor
siempre te cuidara y protegerá en cada lugar que estés.
Para ti mi hijo, te deseo lo mejor y quiero que cada
sueño o metas que tengas la cumplas. Siempre seré tu
apoyo, te abrazare cuando me lo pidas, te hare destruir
todos esos miedos que te acorralan

Solo pido que todo lo bueno te siga, te encuentre, te
abrace y se quede contigo. Que lo demás pase de largo.
Que cada lección que te de la vida la hagas tuya, moldea
cada piedra en tu camino. Sé que tropezaras y te
levantaras. Sé que en los tiempos malos sabrás
sobrellevar la situación. Sé que crecerás y vivirás. Porque
así te enseñe.
Hijo mío se consciente de lo bueno y lo malo. Aprende
de todo aquello que has experimentado,

que para obtener cosas buenas la vida te dará pelea.
Hijo mío no importa si estás triste, a veces la tristeza
también es buena, nos ayuda a entender y a apreciar lo
que tanto queremos o deseamos, nos permite expresar
nuestros sentimientos y nos ayuda ver quiénes somos.

Que te vaya bien mi querido Hijo

Así que hijo mío, si estas enfadado, hazlo ver de tu lado.
No dejes que nadie te lastime, que nadie lastime tu
sensibilidad y ten muy presente que llorar no es
sinónimo de debilidad, que decir te quiero no es de
cobarde.
Muchas veces atacamos nuestros sentimientos en vez
de revelarlos y es un error que podemos pagar caro, por
eso hijo mío expresa todo lo que sientas.

Vivir “desde el corazón” es lo que nos hace especiales
y auténticos.
Hijo mío rechaza y evita todas las palabras que
comienzan con nunca lo harás o no puedes, nunca
podrás. La vida es un arcoíris así que no te limites a ver la
vida en blanco y negro cuando hay muchos colores

Olvídate de aquellos que quieren alejarse de ti, de
aquellos que quieren destruir tus deseos y ambiciones.
No pierdas de vista todo aquello que pasa por tus ojos
porque la vida pasa y que es más importante que vivirla.
Ama con fuerza. No ames a medias ni bien. Hazlo
fuerte. A los demás, a la vida, a los seres vivos y a ti
mismo. Por lo tanto dale forma y sentido a tu vida.
Hijo mío solo te pido que vueles más alto de lo que lo
estás haciendo.

Que te vaya bien mi querido Hijo